viernes, febrero 19, 2010

Colorantes Alimentarios.- Nuevos Valores

Tenía yo una entrada pendiente al respecto a raiz de un caso que me sucedió con mi hija hace un par de semanas. Nunca le damos "guarrerías" pero siempre hay una primera vez, y a pesar de leer las etiquetas y buscar lo menos nocivo, no pudimos evitar llevarnos una "sorpresa" muy desagradable por cierto. "Casualmente" los colorantes implicados en la reacción de mi hija(E-104 y E-129, aparte del E-131) figuran en ésta nueva lista que aparece en el blog de Carme Manresa. ¡Que casualidad!. Todavía no sé en qué quedará la cosa pero ya lo estoy moviendo y me lo están mirando. Aquí debo de agradecer a Miguel Jara una vez más su rapidez y colaboración, éste chico vale un potosí, jajajaja.
Lo comento así en lan gracioso pero gracia no tiene ninguna, a mi hija podía haberle pasado algo mucho más gordo. Y ya para colmo de males, en la bolsa no venían reflejados, saltandose una vez más la normativa sobre etiquetaje. Pero claro, ¿que queremos si no hay apenas inspectores y las administraciones no tienen interés alguno?. Lo raro es que no existan más casos a lamentar. En su día contacté con la empresa(una española) pero se tomaron su tiempo en responderme y aun a día de hoy sigo esperando por datos.
Personalmente sigo sin comprender como pueden utilizar unos colorantes químicos, alguno de ellos cancerígenos, otros que no tienen establecida la seguridad alimentaria, y así suma y sigue, en productos destinados a los más vulnerables, ¡nuestros hijos!. Las modificaciones en la ingesta diaria seguramente estén calculadas PARA ADULTOS así que doblemente vulnerables están(en el caso de mi hija por triplicado al omitir detallar el fabricantelos ingredientes). En éste país nuestro ¡todo vale!.
Si leeis el informe apreciaréis que la Agencia ésta afirma que "no hay relación entre el uso de colorantes y las reacciones alérgicas". ¡QUE ME LO PREGUNTEN A MÍ!. Entre cierto no habrá ¡pero entre ciertos otros SÍ!. Cosa distinta es que les interese taparlo.


Nuevos valores para colorantes

La EFSA reevalúa la seguridad de seis de estos aditivos y reduce la ingesta diaria admisible en tres de ellos

Los colorantes alimentarios han sido, desde sus inicios, los aditivos más estudiados desde el punto de vista de la inocuidad. Su función es ornamental, apenas sirven para potenciar el atractivo de alimentos y bebidas. Son minúsculas partículas naturales (de origen vegetal, mineral o animal) o artificiales (compuestos sintetizados químicamente), cuya seguridad ha reevaluado la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para garantizar un consumo sin riesgos.

Los colorantes se codifican con la letra E y un número entre 100 y 180. La legislación sobre su uso en los alimentos varía mucho de un país a otro ya que sus efectos secundarios resultan confusos y no se logran unificar criterios. Mientras en Reino Unido se plantea que se dejen de utilizar algunos por sus efectosnocivos, según publica el periódico "The Guardian" tras los resultados del último estudio realizado por la Universidad de Southampton, en otros países se consideran inocuos para la salud al comprobar que su ingesta no provoca efectos secundarios.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha tomado parte y ha actualizado la evaluación acerca de los riesgos de algunos colorantes alimentarios artificiales, tras analizar los resultados de otro estudio publicado en "The Lancet". Éste asegura que el uso de los colorantes amarillo de quinoleína (E104), amarillo anaranjado (E110) y Ponceau 4R (E124), tartrazina (E102), Azorrubina/carmoisina (E122) y Rojo Allure AC (E129) no es del todo fiable.
Dónde se utilizan

Todos los colorantes admitidos por las autoridades pasan estrictos controles de seguridad y sólo se usan en alimentos cuando han superado las pruebas de toxicidad de manera satisfactoria. En general, se emplean colorantes artificiales porque la obtención de sustancias naturales es un proceso muy delicado, caro e insuficiente para abastecer toda la demanda de la industria. Estos compuestos, además, evitan muchas reacciones alérgicas porque el cuerpo humano tiene mayor facilidad para reconocerlos, pero no quedan exentos de posibles efectos secundarios.

Los seis colorantes artificiales analizados por la EFSA se utilizan, sobre todo, en productos de confitería, postres, panadería o refrescos, aunque su uso puede ser muy disperso.

La quinoleína se halla también en gaseosas o pescado ahumado, es de color amarillo y puede causar alergias. El amarillo anaranjado, de color más apagado y uno de los más alergénicos, se usa en mermelada de albaricoque, batido de chocolate, sopas instantáneas o harina para rebozar. El ponceau 4R es un colorante rojo, también muy alergénico, que aporta color al alimento y puede intensificar los síntomas del asma al ser un liberador de histamina. La taratrazina es de color amarillo limón y se emplea en helados, refrescos en polvo, jarabes o dulces. La azorrubina, roja y con efectos similares al ponceau 4R, se utiliza en las gelatinas en polvo. El rojo Allure es muy soluble en agua y se usa en los productos cárnicos y de confitería.

Modificaciones en la ingesta diaria

El dictamen de la EFSA concluye que se carece de pruebas científicas suficientes para demostrar una relación directa entre el consumo de estos colorantes y las reacciones de intolerancia y alergénicas en los consumidores. Determina que los admitidos hasta ahora todavía son aptos y descarta cualquier peligro para el consumidor mientras no se supere la ingesta diaria admisible (IDA), que modifica en tres casos.

Para el amarillo de quinoleína (E104), los límites se reducen a la mitad (de 0-10 mg/kg de peso corporal por día a 0-5 mg/kg).

El amarillo anaranjado (E110) pasa de 0-2,25 mg/kg a 0-1,0 mg/kg de peso corporal por día y el Ponceau 4R (E124), de 0-4 a 0,7 mg/kg.

Estas muevas ingestas diarias recomendadas se han determinado en función de los niveles de toxicidad constatados en diferentes estudios con animales, aunque tienen en cuenta un amplio margen de seguridad para el ser humano.

El Comité considera que
con los datos del estudio no es preciso un cambio en la IDA de los otros tres colorantes. Sin embargo, alerta del riesgo de sobrepasarla, sobre todo en niños que consumen elevadas cantidades de alimentos y bebidas que contienen Azorrubina o Rojo Allure. Siempre es aconsejable una alimentación sana y equilibrada.

COLORANTES NATURALES

Los colorantes naturales más utilizados son:

* Curcumina (E100). Se obtiene a partir de las raíces y los tallos de la cúrcuma. Es de color amarillo y da este tono al polvo de curry. Su ingesta máxima es de 1mg/kg.
* Riboflavina (E101). Es amarillo y se utiliza en una gran variedad de alimentos: leche, huevos y vegetales. Puede elaborarse también de manera artificial, es poco soluble en agua y su ingesta máxima diaria es de 0,5 mg/kg de peso corporal.
* Ácido carmínico (E120). De color rojo y aislado en los insectos "Coccus cacti", es muy soluble en agua. Su ingesta máxima diaria es de 5 mg/kg de peso corporal.
* Carbonato de calcio (E170). Es un mineral blanco de origen natural que se utiliza para recubrir superficies, como agente antiapelmazante y como estabilizador en frutas enlatadas.
* Rojo de remolacha (E162). Se elabora a partir de la remolacha. No hay peligro en su consumo porque el ser humano lo excreta por la orina. Se obtiene a partir de una mezcla muy compleja, en la que se desconocen todos sus componentes, y se utiliza en productos de repostería, helados, derivados lácteos, conservas vegetales o mermeladas. No se han detectado efectos nocivos en su consumo, por lo que tampoco se ha fijado una ingesta diaria admisible.
* La EFSA concluye que no hay relación entre la ingesta de ciertos colorantes y las reacciones alergénicas

* Por NATÀLIA GIMFERRER MORATÓ
* 30 de noviembre de 2009



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada