martes, febrero 09, 2010

Con la vista puesta en un ensayo clínico

Los investigadores del proyecto de células madre uterinas que se lleva a cabo en Jove ven posible empezar a experimentar este año una terapia en enfermos


Noemí Eiro recoge unas muestras para su estudio.
Noemí Eiro recoge unas muestras para su estudio. marcos león
MULTIMEDIA
NOTICIAS RELACIONADAS
A. RUBIERA

Les falta dinero, pero mantienen sobrada ilusión y confianza en que las células madre uterinas que han descubierto «pueden suponer el futuro de la medicina regenerativa». En esa tesitura andan los investigadores de la empresa biotecnológica Projech, con su director general Carlos Rodríguez a la cabeza, y seguido por los colaboradores de la unidad de investigación del Hospital de Jove que dirige Francisco Vizoso.

Mientras los integrantes de la plataforma que les apoya se dejan ver por Gijón con sus mesas informativas -se trata de un grupo ciudadano constituido como fundación para generar opinión y apoyar los estudios y ensayos sobre estas células madre-, en el laboratorio que Projech ocupa en las instalaciones del hospital gijonés el análisis y la experimentación no se alteran. A un ritmo lento, menor de lo que Carlos Rodríguez y su equipo querrían, pero sin pausa, se sigue con la recogida sistemática de muestras celulares, con su cultivo y estimulación, y se ponen a punto algunas técnicas «para lograr su diferenciación, sobre todo, en tejido neurológico y cardiaco, que es lo que nos interesa mucho en este momento», explica Rodríguez.

Dicen que, por ahora, ningún traspié ha logrado que bajen la expectativa creada inicialmente por la potencialidad, facilidad de cultivo, de extracción y diferenciación de unas células que a día de hoy siguen consiguiendo gracias a la colaboración desinteresada de muchas pacientes que pasan por el servicio de ginecología de Jove. Cerca de 150 mujeres en edad fértil han firmado ya su consentimiento para que su citología de rutina sea aprovechada para recoger una muestra de células madre uterinas con la que nutrir al equipo de investigación. «Cuando se lo propongo a las pacientes no ponen ningún problema. Muchas ya han oído algo de esto y otras, las que no saben, también acaban diciendo que "todo lo que sea por la investigación"», explica Mari Luz Lamelas, del servicio de ginecología.

Con ese respaldo, Rodríguez afirma que, pese a que aún no han publicado sus hallazgos, «queremos empezar a diseñar ensayos clínicos, y adelantarnos en el tiempo todo lo que podamos». Manejan, incluso, «que podamos empezar este año un ensayo clínico con enfermos de una patología grave en concreto, pero que preferimos no adelantar por consideración a los pacientes». Es su gran objetivo; un paso obligado antes de hablar de terapias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada