sábado, junio 12, 2010

La mortalidad de Asturias el invierno pasado, por debajo de la media de la década

La pandemia de gripe A cumple un año con baja incidencia sobre los mayores y elevados ingresos de las farmacéuticas


Oviedo / Ginebra, P. Á. / Efe

El 11 de junio de 2009 -ayer se cumplió un año- la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la primera pandemia del siglo XXI. Causada por un nuevo virus de la gripe -el A(H1N1)-, fue definida por los expertos como una extraordinaria amenaza para la población mundial. Doce meses después, el balance es mucho más leve. Y no sólo eso, sino que ya puede decirse -con cifras en la mano- que la gripe A se convirtió en una eficaz aliada de las personas mayores.

Las estadísticas registradas en Asturias señalan que el invierno pasado (entre noviembre de 2009 y marzo de 2010) se registró un total de 5.673 muertes, una cifra rebasada en seis años de la última década y ligeramente inferior al promedio de ese período. Facilitados por Sadei (Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales), estos datos vienen a corroborar lo que señalaba un reciente informe de la Consejería de Salud del Principado: todo apunta a que la mortalidad entre la población de la tercera edad disminuyó «considerablemente» durante la temporada epidémica con relación a años anteriores. Según el citado estudio, las tasas de gripe en la campaña que ahora concluye «se redujeron un 7 por ciento en personas de 65-74 años, un 63 por ciento en personas de 75-84 años y un 52 por ciento en mayores de esa edad». Por el contrario, el nuevo virus se cebó «en grupos poblacionales específicos: edades infantiles y juveniles, que han superado todos los niveles históricos, al menos en Asturias».

La tasa regional de gripe en la temporada que acaba concluir ascendió a 4.276 casos por cada 100.000 habitantes. Aun siendo muy superior a los 2.710 por 100.000 de la campaña anterior, se ha quedado por debajo de las contabilizadas en las temporadas 1999-2000 y 2001-2002. El volumen de afectados en una temporada guarda relación directa con la cifra de fallecidos en ese mismo período. Las campañas con menos muertos que la 2009-2010 se corresponden con temporadas de baja tasa de infección. El caso más paradigmático es el de la campaña 2000-2001, que transcurrió sin pico epidémico alguno. Una inédita circunstancia que se tradujo en una apreciable reducción de la mortalidad.

Globalmente, la perspectiva de un año permite concluir que las repercusiones del virus A(H1N1) han sido incluso más leves que las de la gripe estacional. Coincidiendo con este primer aniversario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un documento en el que, en su descargo, insiste en varias características que hacían temible a ese virus. Lo cierto es que se calcula que el pánico inicial y la voluntad de los gobiernos de dotarse lo más pronto posible de reservas de vacunas, así como de medicamentos, para proteger a su población se plasmó en beneficios adicionales de unos 6.000 millones de euros para la industria farmacéutica
Fuente:LNE

Nota mía: "Casualmente"(o no), éste año fue el que menos gente se vacunó, tanto de la gripe A,como de la estacional(de la gente que se vacunó conozco algún caso que casi va para el otro barrio).
Con éste tema, sigo muy apenada,porque como ya comenté en su día, el primer muerto OFICIAL por GripeA era un buen amigo mío, alguien a quien quería mucho y que tenía una familia ESTUPENDA. No dejo de pensar en ellos(Sobre todo en su viuda y su hija). El porcentaje de mortalidad de la dichosa gripe,en todo el mundo, fue de un 0.000-% así que sigo pensando que ¡de gripe no fue de lo que murió!, lo mismo estoy equivocada pero no puedo dejar de pensar en ello. (a saber que hay detrás: vacunación o lo que fuera). Me encantaría llegar a saber, algún día,el porcetaje de enfermos crónicos que enfermó de Gripe y de ellos los que murieron tras contagiarse(y de los muertos, CUANTOS se vacunaron y cuantos no). ¿Algún día podremos saberlo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada