domingo, septiembre 27, 2009

Artículo de Interés para la Sociedad

Recientemente se ha publicado en el Blog de Isa(vivirconsensibilidad.blogspot.com), fue publicado en la Revista INFANCIA nº 169(Julio-Agosto 2009) , a ella se lo pasaron en catalán y ha hecho la tradución al castellano una vez tuvo el permiso. Y nuestra Cathy, incansable luchadora(anda que no aprendo yo contigo con la de cosas que nos traduces!!!!), tb. me lo ha hecho legar. Si es que....¡somos la leche!.

Gracias a tod@s por éste fabuloso trabajo. Nuestros hijos nos lo agradecerán y el planeta tb.

Ojalá y nosotr@s los enfermos podamos ver un mundo así,¡lo que nos facilitaría la vida!, ¿a que sí?.

Esperemos que la sociedad tome conciencia.

(bueno, a ver si consigo subirlo ehhhhhhhh, que esa es otra).

¿Sabéis qué?, que pego el link de Isa y lo leeis ahí, yo ahora tengo la cabeza a uvas. De paso si no le habéis hechado un vistazo, pues ya va siendo hora:
http://vivirconsensibilidad.blogspot.com/2009/09/entorno-y-salud.html


Pego aquí lo concerniente a los Centros de Educación Infatil(ainssssssssss, que bonito sería si se llevara a cabo, cuanto nos facilitaría la vida ¡y que bueno para la salud de nuestros pequeños!):

Buenas prácticas para evitar la exposición a sustancias químicas tóxicas en los centros de educación infantil.
Ante la proliferación de sustancias químicas en nuestros entornos de vida y de trabajo, queremos compartir una serie de reflexiones y recomendaciones, desde una mirada interdisciplinaria, para ayudar a aplicar el principio de precaución para evitar exposiciones innecesarias y favorecer que nuestros centros educativos sean lugares seguros y limpios de tóxicos.

- Evitar el uso de pesticidas tanto en el exterior como en el interior del edificio escolar, procurando utilizar el ingenio y recursos naturales para combatir plagas y malas hierbas. Se pueden extremar las medidas de higiene, limpiando al vapor, no dejando migas de alimentos que atraen insectos y ratones, sellando grietas, reparando ventanas. Sólo en plagas difíciles de controlar, empresas autorizada con trabajadores acreditados pueden aplicar pesticidas durante los fines de semana o los períodos de vacaciones. Es necesario avisar a toda la comunidad educativa del centro antes de aplicar el tratamiento, respetar el plazo de seguridad y ventilar los espacios antes de volverlos a ocupar.

- Para la prevención de piojos en la escuela no es necesario recomendar el uso de antiparásitos, ya que pueden atravesar la piel y producir efectos negativos para la salud. Para prevenirlos primero es necesario detectarlos en las zonas más calientes del cuero cabelludo (alrededor de las orejas y la nuca). En caso de que existan, hay que informar a las familias que, para desengancharlos del cabello, sólo es necesario un buen lavado con champú, un aclarado con agua y vinagre, y utilizar un peine especial con las púas muy estrechas.

-Vigilar los tipos y composición de los materiales que se utilizan en las aulas: al comprar alfombras o moquetas hay que rechazar las que no identifican los componentes y evitar limpiarlas con productos tóxicos; según que mobiliario escolar puede contener plásticos y conglomerados con barnices y colas que con el calor emanan sustancias químicas; es necesario evitar que los juguetes se limpien con cloro o lejía; a la hora de utilizar archivadores y cajas mejor que sean de madera o cartón; no almacenar de forma excesiva los materiales de papel, porque absorben los vapores químicos y se blanquean con cloro; no poner objetos de plástico cerca de los radiadores; es mejor que los tejidos que se utilicen sean de algodón y no sintéticos. Actualmente existe una normativa de Seguridad y Salud homologada por la Comunidad Europea que es necesario comprobar que se cumple en el material que se adquiere.

- Procurar que la fotocopiadora y las impresoras no estén en un espacio donde se trabaje con niños, ni tampoco en la sala de profesores; intentar que una misma persona no haga muchas fotocopias seguida; no entregar las impresiones acabadas de hacer a los alumnos, es necesario que la tinta se seque para que no se absorban los componentes químicos. Es bueno ventilar, abrir ventanas y que el cambio de tóner lo hagan técnicos especializados.

- Procurar que los materiales de dibujo y pintura (ceras, rotuladores, témperas) sean productos ecológicos, seguros, con base de agua y de baja toxicidad. Resulta más seguro comprarlos a los proveedores escolares autorizados, que ofrecen garantías, que adquirirlos en bazares en los que salen baratos pero pueden resultar muy tóxicos. Es necesario controlar el uso excesivo de colas, rotuladores permanentes (con bases de esmaltes y disolventes), barnices para fijar colores. La cola se puede elaborar experimentando con harina y agua.

- Evitar el uso de ambientadores en las aulas para conseguir un aroma agradable y relajar los niños. La mayoría de estos productos llevan componentes químicos altamente tóxicos (formaldehído, fenol…) que pueden interferir la capacidad olfativa, liberando un agente insensibilizador del nervio olfativo. Se pueden usar recursos naturales, como ramos de lavanda, etc….

- Evitar el uso de toallitas húmedas. En su composición destacan diversos componentes químicos, detergentes y ambientadores. Pueden ser sustituidos por una buena limpieza con agua y jabón.. Cuidado con algunas prácticas como perfumar con colonia los niños antes de irse a casa, pueden producir reacciones cutáneas, somnolencia, o hiperactividad cuando atraviesan la piel.

- Utilizar para limpiar detergentes ecológicos, borax, bicarbonato, o las “eco-bolas” que aseguran una limpieza efectiva y no liberan productos químicos. No es necesario poner suavizantes a la lavadora, son tóxicos y sensibilizadores. No debe de confundirse limpieza con el grado de olor y de suavidad.

- Insistir para que los autocares con motores diesel que hacen el transporte escolar tengan el motor parado cuando lleguen delante del centro mientras acceden a él los alumnos. Por sus tubos de escape se desprenden gases con agentes químicos y metales pesados, que además de contaminar el ambiente exterior también se van introduciendo en el interior del vehículo.

- Tener mucho cuidado de los centros escolares en los que hay que llevar a término las actividades educativas mientras comparten espacios con los operarios encargados de las tareas de remodelación o de nueva construcción. Además del peligro de accidentes que puede generar esta convivencia, hay que tener en cuenta que se trata de trabajos que generan polvo, residuos y utilizan pinturas, colas, soldaduras, que liberan en el aire productos químicos que pueden resultar nocivos. La Administración Educativa debería programar este tipo de obras en períodos de vacaciones y garantizar una adecuada limpieza y ventilación de los espacios, respetando los plazos para que se disuelvan los componentes orgánicos y los metales pesados.

- Se debe ser consciente que uno de los peligros químicos más importantes deriva del proceso de limpieza y desinfección de los centros: cuando los ayuntamientos hacen la contratación de las empresas de limpieza, suelen priorizar el coste más asequible y a menudo se suple el número de personal y las horas de limpieza por la utilización de productos con gran poder desinfectante. Es el caso de la lejía, el amoníaco, el cloro que se utiliza para limpiar el suelo, las mesas, los juguetes…estos productos químicos desprenden gases tóxicos que perduran en el ambiente y pueden producir alergias, sensibilización, hiperactividad o falta de concentración. Padres y maestros deberían instar a los ayuntamientos a contratar empresas que utilicen productos biodegradables, ecológicos, respetuosos con el Medio Ambiente i con la salud de las personas. También se debería exigir que la limpieza de los cristales con amoníaco se realice fuera del horario escolar, y que la desinfección de las aulas no se haga por la mañana, justo antes que alumnos y maestro las ocupen..

- Comprobar que la limpieza del comedor escolar se empiece a realizar una vez todos los niños hayan terminado de comer, no permitir que a medida que van acabando se empiece a limpiar con lejía y otros desinfectantes (los gases emitidos pueden ser absorbidos por los niños y los alimentos que consumen). Es recomendable no utilizar el espacio del comedor para realizar actividades de tarde sin estar bien ventilado, ya que los productos químicos perduran en el ambiente.

- En los protocolos de seguridad y de riesgos laborales están detalladas las normas de etiquetaje, clasificación y almacenamiento de los productos químicos y de limpieza; aún así, todavía hay que lamentar accidentes laborales por no adoptar las precauciones básicas o no realizar las inspecciones pertinentes. La mayoría de módulos prefabricados del Departamento de Educación no cuentan con un espacio específico para los productos de limpieza, y se guardan en lavabos u otros espacios con un alto riesgo para las personas.



Carme Garriga, maestra de Educación Infantil; Esteve-Ignasi Gay, médico especialista en medicina preventiva y Santiago Nogué, jefe de la Sección de Toxicología Clínica del Hospital Clínic de Barcelona.

Nota:

* (1) Centro Nacional de Condiciones de Trabajo NTP 557:Intolerancia Ambiental Idiopática: Sensibilidad Química Múltiple y fenómenos asociados. Serie 16. Año 2001. Editado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.



Agracedezco a los autores del artículo y a la redacción de la revista Infancia su autorización para traducirlo y publicarlo en mi blog y en la web de la Plataforma para la FM, SFC y SSQM

PUBLICADO POR LA REVISTA INFANCIA nº 169 (Julio - Agosto 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada