viernes, febrero 26, 2010

Una 'biotech' de EEUU invertirá 46 millones en Andalucía

La compañía farmacéutica Celgene ubicará en Sevilla el Citre, su centro europeo de investigación traslacional · La Junta y las universidades se implicarán en el proyecto

Alfonso Pedrosa / Sevilla | Actualizado 26.02.2010 - 05:02

Sol Barer y Thomas Daniel, de Celgene, flanquean a la ministra de Sanidad, el presidente de la Junta y el alcalde de Sevilla, ayer.

La compañía biofarmacéutica norteamericana Celgene ubicará en Andalucía su instituto de investigación traslacional de referencia para Europa, el Citre, por sus siglas en inglés. La decisión, que empezó a gestarse en conversaciones con el Ministerio de Sanidad en la etapa de Bernat Soria -de hecho, el ex ministro forma parte del Comité de Dirección Estratégica de este centro-, ha cuajado al final en la ubicación de esta infraestructura científico-empresarial en el Parque Tecnológico Cartuja 93, de Sevilla (en el Pabellón de Italia de la Expo 92). El Citre, en principio, estará a pleno rendimiento en 2012 y la inversión comprometida por la compañía Celgene para los tres primeros años de vida del instituto es de 45 millones de euros.

La finalidad de la iniciativa es encontrar fórmulas para traducir el conocimiento generado por la investigación básica del laboratorio en medicamentos útiles para abordar problemas oncológicos, patologías infrecuentes y enfermedades inflamatorias. En esa traducción (traslación) jugarán un papel esencial los profesionales clínicos, los implicados en el día a día de los pacientes, lo que les aporta la mirada adecuada para identificar hallazgos potencialmente útiles para los enfermos en el ámbito de la ciencia básica. El Citre, abierto desde el principio a colaborar con instituciones y personas del ámbito europeo, encontrará, de entrada, sus primeros socios naturales en los grupos de investigación biomédica que funcionan mayoritariamente en los grandes hospitales de la sanidad pública y que, también mayoritariamente, tienen en la Universidad su primera plataforma de creación y despegue.

El Citre se presentó ayer en un hotel de Sevilla con asistencia de todo el Gotha (y algún que otro subalterno) de la investigación biomédica directamente relacionada con las universidades andaluzas y la sanidad pública autonómica. Thomas Daniel y Sol Barer, presidente y director ejecutivo, respectivamente, de Celgene, explicaron a grandes rasgos el proyecto en una puesta en escena que contó con la presencia de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín y los consejeros de Innovación y Salud, Martín Soler y María Jesús Montero, respectivmente.

Según explicó Sol Barer, que fundó la compañía Celgene en 1986, "el Citre representa el comienzo de una nueva era para la investigación médica en España. Un nuevo paradigma que acelerará el hallazgo de soluciones para el tratamiento de enfermedades raras, el cáncer, las enfermedades inflamatorias y las terapias avanzadas, incluyendo la terapia celular y la medicina regenerativa".

Celgene opera en la actualidad en más de 60 países y, como otras empresas del sector biofármacéutico, ha experimentado en los últimos años un proceso de compras y fusiones. Celgene, cuyas acciones cotizaban ayer en el Nasdaq de Wall Street a 58,98 dólares, es la quinta compañía biotecnológica mundial, líder en hemato-oncología. Hace diez años, compró Signal Pharmaceuticals, empresa dedicada al descubrimiento y desarrollo de medicamentos reguladores de los genes asociados a diferentes patologías. Dos años más tarde, a finales de 2002, Celgene compró Anthrogenesis Corporation, dedicada a la investigación con células madre. Finalmente, según documentación de la propia compañía, "el proceso de fusión entre Celgene y Pharmion [2008] fortalecerá el área de Oncología". En la actual cartera de productos de Celgene destacan agentes inmunomoduladores como la lenalilomida, para tratar el mieloma múltiple, y agentes epigenéticos [reguladores de procesos silenciadores de genes], como la azacitidina, utilizada en síndromes mielodisplásicos. Como indicadores de la tensión investigadora de Celgene, cabe destacar que tiene un ensayo con células madre y otro con inmunomoduladores en fase preclínica; tres en la primera fase de estudios con humanos (células madre, inhibidores de la cinasa y azatidina) y 13 en la segunda fase de ensayos en humanos; seis en tercera fase y cinco productos en proceso de registro y autorización.
Diario de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada